Balas de punta hueca

Balas de punta hueca

Lo tengo

Balas de punta hueca

Rústica 128 pp

3,93.916 opiniones

Información adicional

Español (España) · 

Sobre esta edición

17x24 cm. Color, con solapas PVP 17€

Argumento

Kami y QC son mercenarias de élite y brazo armado de Carmine Spadafaro, capo de la Mafia Mágica y líder de la Mesa del Deterioro, el cónclave de brujos que domina el crimen en Nueva Vegas. Cuando reciben la orden de ir a buscar a Luigi, el hijo de Carmine, después de una noche de desenfreno, no sospechan que un simple encargo rutinario va a convertirse en una pelea encarnizada por el poder y el control de la ciudad, algo que pone su paga y su vida en peligro.

Engaño, violencia, objetos arcanos de poder imposible, magia, espadas encantadas y armas de gran calibre. Todo vale cuando lo que está en juego es tu propio cuello.

BALAS DE PUNTA HUECA es un cómic de acción trepidante, magia negra y macarras embarcados en una carrera en la que si no eres el mejor en lo que haces, tu cadáver no tendrá nada de bonito.

Ver más

Fecha de publicación

Isbn / Código de barras

  • 978-8-412-48451-9

Referencias

Críticas y reseñas

Dedicatorias

Este cómic está en estas listas


Opiniones

3,9

3.9 16

ha valorado417/05/2022

No es mi tipo de cómic pero la verdad es que está entretenido y mucha muerte y destrucción

ha valorado317/05/2022

Ligero y entretenido. Poco más.

ha valorado415/05/2022

Qué puñetara maravilla, diversión, magia a raudales, con muchas muertes muy esplicitas, con muchas balas,espadas y unos colores con mucha vida.

ha valorado423/05/2022

ha valorado418/05/2022

ha valorado415/05/2022

ha valorado310/05/2022

ha valorado310/05/2022

ha valorado410/05/2022

ha valorado509/05/2022

ha valorado307/05/2022

ha valorado407/05/2022

ha valorado406/05/2022

ha valorado404/05/2022

ha valorado503/05/2022

ha valorado422/03/2022

El contenido de esta página se encuentra bajo licencia Creative Commons 4.0 Compartir igual, salvo las imágenes de cómics que son propiedad de sus respectivos autores y editores. Renunciamos al derecho de atribución.