Balas perdidas

Ediciones La Cúpula

6 cómics

Rústica 268 pp

Terminada

  • 4,74.7 24 votos
  • Español (España)
  • 332Lo tienen

Sobre esta edición

B7N, tamaño 17.2 x 24.5 cm. Nueva edición

Argumento

No conocemos el argumento Editar

Información adicional

Autores

David Lapham (Guión, Dibujo, Tinta)

Críticas y reseñas

Opiniones

4,7

4.7 24

5 05/05/2022

Escribo esto por la crítica divertida y dura del Ratón de tebeoteca que me parece una opinión interesante pero totalmente contraría a la mía. Le recomendaría que volviera a leer esta obra, completita al menos hasta el volumen 4, donde medio se cierran algunas tramas. Sobre la obra, se trata de un cómic narrado a saltos temporales, se inicia en 1997 para continuar en 1977, veinte años antes, y seguir con más saltos adelante o atrás. De género negro la trama principal, con el protagonismo de Virginia (una pre-adolescente victimizada) y Beth (una chica muy bala perdida) y una multitud de secundarios importantes, que se tropiezan/cruzan con esta historia dramática. Estos secundarios se convierten en protagonistas de muchos de los cómics para contarnos mezquindades y miserias de momentos concretos de su vida, y profundizar así en su papel en la trama central. Policías, delincuentes, asesinos a sueldo, incluso psicópatas ... y gente normal, entendiéndose como normal alguien que podría ser tu vecino, pero siempre para mostrar lo que no es público, lo que ocultan. Las miserias y mezquindades van desde infidelidades, perversiones, vicios y adicciones, sin ningún pudor por parte del autor... y lo criminal, de drogas a asesinatos. Todo un listado de corrupciones. La primera serie original, tuvo 41 números y cuenta una única historia y sus ramificaciones, como un alucinante puzzle que el lector debe encajar. Puedes acercarte a la obra, y engancharte, con el primer tomo, si te gusta, se recomienda leer los 5 primeros de una tacada, en caso contrario, requiere una buena memoria por la cantidad de personajes y el desorden temporal. En el apartado gráfico, la obra es funcional, el dibujo siendo interesante, está claramente al servicio de la narrativa. Es simple, líneas para definir a los personajes y expresiones, y mancha negra, muy del expresionismo de Milton Caniff, Harold Robbins y sus muchos discípulos americanos y europeos. Obra maestra del siempre genial David Lapham.

1 09/12/2019

...madre de dios, cuántos ratos -y ratos- de sopor y tedio me costó leerme esto... y eso que el género negro es -de lejos- mi favorito! Más bien 'Balas de fogueo' es como llamaría yo a esta colección de historias, apiladas en tomos sin ton ni son y sin el más mínimo ritmo ni gracia... oye, y que la 'Crítica' la adora! (a la hora de repartir sus supuestamente numerosas dosis de interés, a mi debió pillarme haciendo cola en otro lao :( Un buen número de personajes que no logran salir de la unidimensionalidad en ningún momento, y cuyas vidas -en ocasiones- se van cruzando en una rara amalgama de sucesos y encontronazos, variada -sí-, pero tan insípida que haría bostezar al molusco bivalvo más pintado. Tanto es así que uno acaba perdiendo memoria de lo ocurrido anteriormente y de los personajes aparecidos (olvídate de llegar a retener sus nombres), hasta el punto de terminar confundiendo sin remedio tramas, caras y situaciones en el mayor pastiche que el 'noir' parió nunca (o -al menos- del que yo haya tenido noticia hasta la fecha). Para intentar ser justos, diré en su favor que un par de historias -aisladas, y un par, no más- quizás pudieran salvarse de semejante naufragio de tebeo, pero el conjunto -en mi opinión- no tiene valor alguno a excepción de que necesites calzar todo ese conjunto de sillas con cojera que tienes desde hace años en el salón de casa... y es que estas balas vienen ya de fábrica con la pólvora mojada, macho!

5 03/02/2021

5 02/01/2020

5 04/12/2019

5 01/11/2019

5 22/10/2019

5 04/08/2019

5 16/05/2019

5 21/02/2019

Más opiniones

El contenido de esta página se encuentra bajo licencia Creative Commons 4.0 Compartir igual, salvo las imágenes de cómics que son propiedad de sus respectivos autores y editores. Renunciamos al derecho de atribución.