Ella

Ella

Lo tengo

Ella

Cartoné 152 pp

3,53.513 opiniones

Información adicional

Español (España) · 

Argumento

Al cumplir veinticinco años, el huérfano Leo Vincey recibe el legado de su padre: un misterios cofre que contiene los restos de una vasija de barro que data de tiempos egipcios. En los fragmentos se explica la historia de una princesa de Egipto que huyó junto a un sacerdote del que se había enamorado perdidamente, y cómo su periplo los llevó hasta el corazón de África, hasta el reino de la hermosa Ayesha, Ella, la que debe ser obedecida, la que todo lo ve. Intrigado por su pasado, Leo y su tutor se embarcan en una aventura por el continente negro, en busca de la mujer más hermosa de mundo.

El director de cine Élie Chouraqui (Las flores de Harrison, Oh Jerusalén) hace una incursión en el mundo del cómic para adaptar una de las novelas de cabecera del género de aventuras, escrita originalmente por H. Rider Haggard. En el apartado gráfico, el madrileño Alberto Jiménez Alburquerque sabe reflejar perfectamente los ambientes de la Inglaterra victoriana con la espectacularidad de los paisajes de África, con una narrativa que se desarrolla con gran intensidad.

Ver más

Fecha de publicación

Isbn / Código de barras

  • 978-8-494-22587-1

Dedicatorias


Opiniones

3,5

3.5 13

ha valorado428/03/2019

Aventura fantástica que me ha recordado en algunos pasajes a las minas del rey Salomón, aderezado con una historia de amor y de inmortalidad, para ofrecernos una especie de saga muy entretenida y con un buen dibujo. Mucha acción y misterio en el largo trayecto recorrido por los protagonistas.

ha valorado518/01/2021

ha valorado411/12/2020

ha valorado301/04/2020

ha valorado129/02/2020

ha valorado404/01/2020

ha valorado501/11/2019

ha valorado424/01/2019

ha valorado415/12/2018

ha valorado406/12/2018

ha valorado218/08/2018

ha valorado231/05/2017

ha valorado302/05/2016

El contenido de esta página se encuentra bajo licencia Creative Commons 4.0 Compartir igual, salvo las imágenes de cómics que son propiedad de sus respectivos autores y editores. Renunciamos al derecho de atribución.