Good Night World #1

Good Night World #1

Lo tengo

Good Night World

4,14.19 opiniones

Información adicional

Español (España) · 

Argumento

Aclamado manga de culto. La creación más reciente del talentoso mangaka Uru Okabe, es la historia de los cuatro miembros de la confictiva familia Akabane, que sólo encuentran algo de paz en un RPG llamado Planet . Cada uno tiene habilidades especiales que los convierten en los más temidos del videojuego. ¿La clave?: no saben que los otros miembros del equipo son de la familia. A medida que avanza la historia se van descubriendo secretos de cada jugador y cómo se relacionan tanto con el mundo virtual como con el real, y cómo eso los acaba afectando. Su pacífica vida dentro y fuera del videojuego está a punto de terminar.

Ver más

Autores

Fecha de publicación

Isbn / Código de barras

  • 978-8-417-53792-0

Este cómic está en estas listas


Opiniones

4,1

4.1 9

ha valorado512/12/2018

La historia esta muy bien, conectas con los personajes. El contraste del MMO y el mundo real te hace sentir pena por una lado y felicidad por otro por estar tan cerca y a la vez tan lejos.

ha valorado509/12/2018

Muy, muy entretenido. Más allá de seguir las aventuras de esta familia virtual, trata temas profundos que, espero, se sigan desarrollando en los 4 tomos que quedan. Si te gustan los videojuegos MMO lo vas a disfrutar el doble. Dibujo correcto, sin destacar.

ha valorado501/11/2018

Estoy intrigada, he terminado el tomo uno y me ha parecido increible el misterio del juego y el drama fuera del juego. Estoy segura que quedan por descubrir muchas cosas, pero que ganas de que salga el tomo dos. Fácil de leer y si te gusta el mundo de videojuegos completamente recomendado.

ha valorado305/02/2021

ha valorado405/09/2020

ha valorado416/09/2019

ha valorado417/08/2019

ha valorado311/08/2019

ha valorado407/11/2018

El contenido de esta página se encuentra bajo licencia Creative Commons 4.0 Compartir igual, salvo las imágenes de cómics que son propiedad de sus respectivos autores y editores. Renunciamos al derecho de atribución.