Pretty Guardian Sailor Moon #1

Pretty Guardian Sailor Moon #1

Lo tengo

Pretty Guardian Sailor Moon

4,54.515 opiniones

Información adicional

Español (Argentina) · 

Autores

Fecha de publicación

Isbn / Código de barras

  • 9788416905874-00001

Opiniones

4,5

4.5 15

ha valorado521/03/2022

Clásico de clásicos! Mi primer anime y manga!!!! Mi primer todo!!!! Eterna fan de sailor moon!!! Hoy con 31 años simplemente sigo adorando!!!

ha valorado319/04/2021

Todavía no entiendo por qué compré este tomo que estuvo durmiendo en una caja el sueño de los justos desde el momento que se editó. Como sea, la verdad es que me sorprende que esta serie sea tan famosa después de leer este primer tomo. No leo shojo y además el diseño de personajes muy similar a las CLAMP con esas extremidades kilométricas me produce rechazo. La historia es muy repetitiva y se reduce al malo de turno por capítulo y quizás lo único que salve la serie es que se va formando el equipo de marineritas, incluso las historias son muy simples, para nenes de cinco años, algo que se refuerza cuando al inicio de cada capítulo Usagi (que es irritante) nos comenta quién es y quiénes son sus compañeras. La edición de Ivrea de ese momento impresa en Galt es un ladrillo y fue una de las primeras series que trajo las onomatopeyas aclarardas, trayendo hojas a color al inicio del tomo con una buena traducción.

ha valorado418/07/2018

Un clásico del shojo! Lo único que le criticaría a este manga son las escenas de acción que son a veces un poco confusas. Pero lo demás muy bueno. El dibujo de Naoko es excelente.

ha valorado515/04/2022

ha valorado401/01/2022

ha valorado421/12/2021

ha valorado512/10/2021

ha valorado513/09/2021

ha valorado507/09/2021

ha valorado423/02/2020

ha valorado405/08/2018

ha valorado505/08/2018

ha valorado525/05/2018

ha valorado518/09/2017

ha valorado503/02/2017

El contenido de esta página se encuentra bajo licencia Creative Commons 4.0 Compartir igual, salvo las imágenes de cómics que son propiedad de sus respectivos autores y editores. Renunciamos al derecho de atribución.