La pirámide inmortal

La pirámide inmortal

Lo tengo

La pirámide inmortal

Cartoné 96 pp

3,73.79 opiniones

Información adicional

Español (España) · 

Sobre esta edición

23,5x31 cm., color PVP: 19,95 €

Argumento

Al atardecer del 12 de agosto de 1799, el aún joven general

Napoleón Bonaparte se sumergió en las galerías de la pirámide de Giza para pasar la noche rodeado de piedras, tinieblas, insectos y jeroglíficos. Ni siquiera sus más allegados supieron jamás qué sucedió aquella noche, salvo que el general amaneció transfigurado. Acaso nadie planteó las preguntas adecuadas. O quizá (solo quizá) la respuesta desafía el orden natural de las cosas para acariciar uno de los grandes anhelos del género humano: la inmortalidad.

En 2014, el escritor Javier Sierra se propuso despejar algunas incógnitas en torno a aquel enigmático suceso. El resultado fue La pirámide inmortal, novela que aborda con rigor histórico y precisión militar la campaña napoleónica de Egipto, y plantea con aliento fantástico una hipótesis sobre los acontecimientos de aquella noche particular.

Hoy, el guionista Salva Rubio (El fotógrafo de Mauthausen) y el dibujante Cesc Dalmases (Victus) firman una adaptación modélica que traslada al cómic la gesta y el misterio de esta gran novela.

Ver más

Autores

Fecha de publicación

Este cómic está en estas listas


Opiniones

3,7

3.7 9

ha valorado415/05/2022

Sin haber leído la novela original de Javier Sierra me parece una buena adaptación. Se lee con interés y se sigue muy bien la trama. El dibujo está a la altura y la historia sin ser lo más original se pasa un buen rato. El dosier final a cargo del propio Sierra es muy interesante. Recomendable

ha valorado422/05/2022

ha valorado220/05/2022

ha valorado415/05/2022

ha valorado414/05/2022

ha valorado508/05/2022

ha valorado404/05/2022

ha valorado203/05/2022

ha valorado423/04/2022

El contenido de esta página se encuentra bajo licencia Creative Commons 4.0 Compartir igual, salvo las imágenes de cómics que son propiedad de sus respectivos autores y editores. Renunciamos al derecho de atribución.