Yokohama Station Fable

Yokohama Station Fable

Lo tengo

Yokohama Station Fable

Rústica 568 pp

3,031 opiniones

Información adicional

Español (España) · 

Sobre esta edición

14x22.5 cm PVP 18.95€ Blanco y negro más cubiertas con sobrecubierta y sentido de lectura oriental.

Argumento

Versión manga de esta historia japonesa cyberpunk en el siglo XXI.

Han pasado dos siglos desde que la estación de Yokohama comenzara a extenderse sin descanso por todo Japón. A estas alturas el 99% de la isla central del archipiélago está cubierto por el monstruoso edificio y se encuentra dominado por sus misteriosos designios.

Esta situación ha dado lugar a una clara división entre los seres humanos: aquellos que viven en la estación gracias a un implante cerebral denominado “Suika” y aquellos que residen en las escasas zonas que no han llegado a ser controladas. Hiroto es uno de estos últimos, que consigue acceso al Interior gracias al dispositivo que le entrega un misterioso exiliado que ha llegado hasta su aldea.

Así comienza un viaje de cinco días y cuatrocientos kilómetros que lo llevará a descubrir los secretos de un edificio con vida propia.

Ver más

Fecha de publicación

Isbn / Código de barras

  • 978-8-413-41773-8

Este cómic está en estas listas


Opiniones

3,0

3 1

ha valorado3 10/10/2021

Al leer la sinopsis ni me lo pensé: una estación que toma vida propia y no para de crecer, un protagonista que consigue un billete para poder entrar en ella con una duración de 5 días, donde tendrá que descubrir todos los secretos y el funcionamiento de la estación, la misteriosa puerta 42... Y todo eso está pero contado de manera pausada. Me ha recordado a Planetes, en cuanto al tipo de narración y la forma de contar la historia, prevaleciendo los diálogos a la acción. Para ser más de 500 páginas no se hace pesado y se lee con interés, aunque he echado en falta un poco más de acción

El contenido de esta página se encuentra bajo licencia Creative Commons 4.0 Compartir igual, salvo las imágenes de cómics que son propiedad de sus respectivos autores y editores. Renunciamos al derecho de atribución.