Amphigorey además

Amphigorey además

Lo tengo

Amphigorey además

Cartoné 359 pp

5,056 opiniones

Información adicional

Español (España) · 

Sobre esta edición

23x15 cms, b/n

Argumento

Tras Amphigorey y Amphigorey también (colección Avatares 48 y 57), el maestro del humor macabro, Edward Goreyregresa con esta tercera antología de relatos ilustrados, tan escalofriantes como divertidos. Gorey, nacido en Chicago en 1925 y fallecido en Yarmouth en 2000, estudió Bellas Artes en su ciudad natal y Filología Francesa en Harvard. Como ilustrador, puso su plumilla al servicio, entre muchos otros, de Chesterton, Henry James, H.G. Wells, Kafka, Pushkin, Bradbury, Kierkegaard o Poe, y trabajó para publicaciones como Squire, Vogue, The New Yorker o Playboy. Heredero natural de artistas gráficos como A.A. Milne, Sir John Tenniel o Gustave Doré, Edward Gorey fue capaz, no obstante, de labrarse un estilo gráfico y narrativo único e inconfundible, que ha dejado una profunda huella en la cultura popular, influyendo en cineastas como Tim Burton o Mark Romanek, o dibujantes como Lane Smith o Richard Sala. En esta tercera entrega de la saga, Amphigorey además, el lector encontrará 17 nuevos relatos que oscilan entre el surrealismo de La gente ciruela y La gran pasión, y el juego formal de El legado Awdrey-Gore y El radio roto; pasando, cómo no, por el humor gótico y cruel de La broma estúpida y La vuelta de la tortilla. El presente volumen incluye La pareja abominable, que es probablemente el relato más conseguido, descarnado y escalofriante de toda su carrera.

Ver más

Autores

Fecha de publicación

Isbn / Código de barras

  • 978-8-477-02530-6

Este cómic está en estas listas


Opiniones

5,0

5 6

ha valorado5 17/02/2015

Puta obra maestra. Muchos le copian mucho.

ha valorado5 23/01/2021

ha valorado5 22/08/2016

ha valorado5 02/04/2015

ha valorado5 14/03/2015

ha valorado5 10/09/2014

El contenido de esta página se encuentra bajo licencia Creative Commons 4.0 Compartir igual, salvo las imágenes de cómics que son propiedad de sus respectivos autores y editores. Renunciamos al derecho de atribución.