The Promised Neverland #9

The Promised Neverland #9

Lo tengo

The Promised Neverland

4,94.916 opiniones

Información adicional

Español (México) · 

Argumento

Un aliado guía a Emma hasta una sala secreta en Goldy Pond donde hay una puerta que lleva cerrada muchísimo tiempo. Emma la abre y tras ella se revelan las verdaderas intenciones de William Minerva. ¿¡Qué pretendía él en realidad!?

Ver más

Autores

Fecha de publicación

Isbn / Código de barras

  • 978-6-075-68067-5

Referencias


Opiniones

4,9

4.9 16

ha valorado531/01/2021

En este tomo seremos testigos de la revolución de los humanos, y por favor créanme cuando les digo que es una chulada. Hasta ahora los demonios siempre han visto a los niños como meros trozos de carne con patitas y no tienen ningún problema con sentirse superiores a ellos, pero ahora el momento de la venganza ha llegado y los cazadores se convierten en las víctimas de sus presas. No saben lo mucho que disfruté ver a los niños pelear y atormentar en su propio terreno a los monstruos, sobre todo porque cada niño vengó a su familia perdida trayendo así algo de paz para ellos.Además en este tomo por fin se revela la verdadera identidad de Minerva, aquel misterioso hombre que dejó las pistas en clave morse en los libros de la granja para que los niños puedan huir. Por desgracia el destino de este personaje fue funesto, pero dejó tras de él montón de información que muero de ganas de saber, sobre todo lo de cierta granja especial de la cual hasta ahora no se sabía nada.

ha valorado521/04/2022

ha valorado512/04/2022

ha valorado514/01/2022

ha valorado518/11/2021

ha valorado517/09/2021

ha valorado520/08/2021

ha valorado528/05/2021

ha valorado526/03/2021

ha valorado502/02/2021

ha valorado531/01/2021

ha valorado510/01/2021

ha valorado508/01/2021

ha valorado508/11/2020

ha valorado426/10/2020

ha valorado522/10/2020

El contenido de esta página se encuentra bajo licencia Creative Commons 4.0 Compartir igual, salvo las imágenes de cómics que son propiedad de sus respectivos autores y editores. Renunciamos al derecho de atribución.