Morirse en La Blanca

Morirse en La Blanca

Lo tengo

Morirse en La Blanca

Grapa

3,032 opiniones

Información adicional

Español (España) · 

Argumento

Leire Riscal es una mercenaria cazarecompensas sin demasiados escrúpulos, aunque poco a poco va teniendo alguno más. En Morirse en Sanfermines dejamos a la protagonista a merced de los peligrosos Hombres Espárrago de las Bardenas. ¿Conseguirá escapar para poder adentrarse en las FIESTAS DE LA BLANCA?

VITORIA-GASTEIZ, 2.136

El momento estrella de las Fiestas de la Blanca consiste en el descenso de Celedón: un autómata a cuerda que desciende sobre la plaza de la Virgen Blanca haciendo girar las aspas cortantes que tiene en lugar de mano derecha

No está permitido el uso de armas de fuego, pero si finalmente alguien consigue desenroscar y llevar su txapela de platino a la balconada para entregársela a las autoridades (concretamente este año Carlos Froilán de Borbón y Parma, el Pequeño Zar y el Alcalde), debe dar el pregón y acto seguido se la puede quedar, ya que vale una auténtica fortuna. Pero este año las fiestas de la Blanca sí que pueden convertirse en mortales: Dentro de Celedón hay una bomba que nadie espera... Y mientras tanto, el virus Gargantua se extiende sin pausa. ¿Conseguirá Leire sobrevivir a las fiestas de La Blanca?

Segunda entrega de Morirse Otra vez, el segundo arco argumental de las aventuras de Leire Riscal y Gato. En 2.011 el músico Sr. Verde y el ilustrador Kike Infame comenzaron a publicar Morirse en Bilbao. Después de completar la quinta y última parte de la historia decidieron recopilar el resultado en un tomo. A partir de allí comenzó una nueva vida para la protagonista, cuya secuela se puede hacer realidad gracias a las aportaciones de los y las mecenas.

Ver más

Autores

Fecha de publicación


Opiniones

3,0

3 2

ha valorado3 05/10/2021

ha valorado3 03/10/2021

El contenido de esta página se encuentra bajo licencia Creative Commons 4.0 Compartir igual, salvo las imágenes de cómics que son propiedad de sus respectivos autores y editores. Renunciamos al derecho de atribución.