Manabé Shima

Manabé Shima

Lo tengo

Manabé Shima

Rústica 144 pp

4,34.39 opiniones

Información adicional

Español (España) · 

Sobre esta edición

con solapas

Argumento

Japón es tanto una isla como un archipiélago. Y entre las cuatro mil islas que lo componen, el artista e ilustrador francés Florent Chavouet escogió una, la apacible y minúscula Manabé (trescientos habitantes, diez vehículos y tres conexiones a internet), para pasar dos meses conviviendo con sus gentes y dibujando.

Como Tokyo Sanpo, su anterior obra, éste es un libro muy personal, una singular combinación de diario y guía, de crónica de aventuras e inventario de curiosidades y de instantes fugaces cazados al vuelo. La vida cotidiana en esta islita de pescadores, cuya atmósfera de calma y serenidad contrasta con el ajetreo de Tokio, emerge aquí con igual intensidad y extravagancia, gracias al interés insaciable de Florent Chavouet, a su ojo para el detalle y su sentido del humor

Ver más

Fecha de publicación

Isbn / Código de barras

  • 978-8-416-13105-1

Críticas y reseñas

Este cómic está en estas listas


Opiniones

4,3

4.3 9

ha valorado415/02/2022

No es un cómic, sino una crónica ilustrada de los seis meses que el autor pasó en la isla que da título a la obra, pero funciona muy bien. Chavouet consigue transmitir con humor y un gran dibujo cómo disfrutó su estancia allí. Muy interesante para conocer mejor la cultura japonesa insular.

ha valorado418/03/2017

No deja de ser un cómic en el que no pasa nada, pero como el dibujo me gustaba mucho (infantil y minucioso) y lo que contaba me resultaba curioso, por la diferencia de nuestras costumbres frente a las japonesas. Me ha gustado mucho leerlo

ha valorado528/01/2019

ha valorado515/09/2017

ha valorado510/08/2015

ha valorado331/07/2015

ha valorado421/01/2015

ha valorado530/12/2014

ha valorado422/10/2014

El contenido de esta página se encuentra bajo licencia Creative Commons 4.0 Compartir igual, salvo las imágenes de cómics que son propiedad de sus respectivos autores y editores. Renunciamos al derecho de atribución.